Bolivia desarrollará programa de energía nuclear.

evo-morales-ex-militares-150x150

Bolivia desarrollará programa de energía nuclear.

Según se comenta en el artículo que publica el periódico digital Periodismo internacional Alternativo, en su edición de 22 de agosto de 2014, el régimen populista neo-capitalista de Estado, que se viene implementando en Bolivia por las élites “indígenas” locales dirigidas por Evo Morales, tiene el firme propósito de realizar una segura apuesta por resultados energéticos a medio plazo, usando y abusando de toda fuente energética capaz de sustentar los planes tecno-industriales en curso, en pos de una sociedad plenamente capitalista y urbano-industrial que aniquile lo que aún queda de lo humano en los habitantes naturales de ese territorio, y del mundo natural en que se asienta.

 Nada menos que llaman a esto “Modelo energético soberano”, o lo que es equivalente: participación en los beneficios de las multinacionales imperialistas en la explotación sin medida de los recursos naturales de Bolivia. Dentro de ello, encuadran lo que eufemísticamente denominan “un programa nuclear con fines pacíficos médicos y agrícolas”, para un plazo de 10 ó 15 años.

 El colmo del cinismo se expresa con un discurso demagógico, disfrazado de antiimperialismo: “Rompamos las cadenas mentales coloniales (…) Estamos cimentando las condiciones del desarrollo tecnológico de los bolivianos para los siguientes 400 ó 500 años”, destacó al indicar que la energía nuclear con fines pacíficos era una responsabilidad del Estado y la sociedad”.

 La realidad es:

Uno, en ámbito de las llamadas “energías alternativas”, ya se inauguró en enero pasado la primera planta eólica montada por el imperialismo burocrático-capitalista chino en Cochabamba, con una inversión de 7,6 millones de dólares, para la instalación de 30 molinos.

 Dos, en materia de hidrocarburos, la meta es igualmente ambiciosa, incrementar la producción de gas y derivados, en el curso del proceso de “nacionalización” (es decir, estatalización) iniciado en 2006.

 Tres, en particular, respecto del petróleo, las previsiones son que la renta petrolera sobrepase los 7 millones de dólares de ingresos para el Estado en 2014 (incrementado 1,5 millones más que en 2013). Al tiempo, se anuncia una inversión de 1.800 millones de dólares para la financiación de complejo petroquímico (con plantas de Propileno y Polipropileno) con destino a la producción  de productos destinados al fomento del típico consumismo de masas, por otra parte, ultra-contaminantes como plásticos, pantallas o partes de automóviles.

 Estas políticas agresivas, implementadas por el tipo del populismo izquierdo-capitalista, constituyen la prueba más evidente de su naturaleza reaccionaria, contrarrevolucionaria y opuesta a los intereses del pueblo y a la naturaleza, a los que pretenden expoliar sin contemplación alguna, y que los sitúan en el punto de mira de una auténtica revolución rural popular integral.

ARTÍCULO COMENTADO

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.