Comparsa la ola

Un ejemplo de cómo el arte y el buen gusto no están reñidos con la actitud coherente ante aspectos esenciales de la vida de las personas, como la necesidad de convivencialidad.

Esta entrada fue publicada en Audiovisuales recibidos. Guarda el enlace permanente.