EL APOGEO DEL ESTADO DEL BIENESTAR EN NAURU Y SUS NEFASTAS CONSECUENCIAS

nauru

Nauru es una pequeña isla del  Pacífico situada al nordeste de Australia con una extensión de 21 kilómetros cuadrados y una población inferior a las 10000 personas en 2010. Nauru es la república más pequeña del planeta. El periodista Luc Folliet escribió un libro titulado “Nauru. La isla devastada”, publicado en España en 20l0 por Ediciones Península. En este libro explica que la mayoría de los nauruanos son empleados del gobierno. La policía cuenta con numeroso personal aunque en una isla donde todos se conocen la delincuencia es más bien escasa.

     En  los años 70, Nauru es el país más rico del mundo. Vive del fosfato que explota la empresa Nauru Phosphate Corporation, empresa estatal gestionada directamente por el presidente de la República, gran parte de los beneficios van directamente a la caja del Estado. Se crean fondos para invertir en el extranjero y también en la isla, en un aeropuerto  y en una compañía aérea, Air Nauru. También cuenta el Estado con una compañía marítima y un banco. Los nauruanos no trabajan en la mina de fosfato, para eso están los chinos y los isleños  procedentes de otras islas. Pero el fosfato les hace ricos, sobre todo a los terratenientes que cobran del Estado por tonelada extraída en sus fincas. Dice Luc Folliet que “esta riqueza repentina transforma las condiciones de vida de los nauruanos. El Estado lo hace todo, suministra todo, se ocupa de todo. No hay necesidad de impuestos, las cajas ya están llenas de divisas. Estas permiten crear un hospital muy moderno para la época. Y cuando el hospital de Nauru no es suficiente, el Estado envía a sus enfermos a las mejores clínicas de Melbourne. La isla compra incluso en el este de la ciudad australiana un barrio residencial con el objetivo de instalar allí a las familias de los pacientes con largas estancias.

(Una colaboración de nuestro amigo Gerardo)

Seguir leyendo

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.