EL GOLPE FINAL AL ORDEN ROMANO EN EUROPA: LA REVOLUCIÓN BAGAUDA EN VASCONIA EN EL SIGLO V, CONFORME A LO EXPUESTO POR SALVIANO DE MARSELLA

Ponencia presentada en la Jornada, organizada por Biltzarre Burujabetzarako Ekimenen Bilgunea Historiazaleok, en Ziordi (Navarra), el 19 de Octubre de 2019, con el título “Erromako imperioa: Konkista eta deskonkista” . Félix Rodrigo Mora

VÍDEO DEL ACTO

(IraultzaBagauda)

PRÓLOGO

Baskoien mugimendu iraultzailea V. mendearen erdialdean jazo zen, eta bagaudahispano edo euskal bagauda izenekin ezagutu izan da. Gaur egun, behar-beharrezkoa da hura ikertzea. Hamahiru urtez luzatu zen (441-454), eta epe horretan gudua egin zen, erromatarren Estatu inperialistaren eta horren alogerapeko (mertzenario) germaniarren –bisigodoen– aurka. Ebro ibaiaren inguruetan garaituak izan zirelarik, iraultzaileak Pirinietako alde malkartsu eta basotsuenetan gorde ziren, eta han hasi ziren eratzen:gaur egungo euskal gizartearen oinarria, milurte eta erdi iraun duena. Tamalez, gizarte hori gaur egun arriskutan da, epe laburrera baliteke-eta desagertzea.

Herri batek libre behar badu, gehienik behar du “izaitea”, eta horrekin irautea. Eta hain justu ere horiexei egiten zaie azpilana, hau da, euskaldunen herriaren “izaiteari” eta iraupenari.

Beraz, iraganean euskaldunek gauzatutako lorpen bikainak balio izan behar digute: geure euskaldun izaiteaz harro egoteko, eta baita munduari zein Europari ekarpen erabakigarriak egin dizkion herriko pate izateaz pozik egoteko ere. Iraultza bagaudaren beraren funtsezkoena amaitu ostean, berrikuntza aldi bat hasi zen, Mendebalde osoa irauli eta aurrerabidean ipiniko zuena eta Goi Erdi Aroa deritzona.

Euren historia ez ezagutzearekin ere desagerrarazten dira herriak. Herrietan euretan, bultzatu eta sustatuaz gorrotoa eta lotsa izaite propioaz, eta, halaber, errudun sentitzea. Horixe berori ikus genezake egunero Euskal Herrian, zeren bada borondate gaiztorik euskaldunakagerrarazteko: makurkeriazko, matxista. homofobo, islamofobo, izadi-hondatzaile, kontsumista, Ameriketan inperialista, etab. Horrexek markatzen du ezereztatzetik genozidiora daroan bidea.

Bruselak, Madrilek, Gasteizek-eta finantzatutako hiperkritikoek dioten bezain maltzurra bada euskaldunen herria; orduan, bada, egoki da depresioari bide egitea, seme-alabarik ez izatea, ardura oro bertan behera lagatzea, eta bai hondamendia gauzatzen laguntzea ere. Alabaina ez: euskal jatorriek, euskal abizenek eta euskal geneek izan behar dute etorkizun oparorik, eta, halaber, euskarak eta bere kulturak, zeinaren kausa eta ondorioa baita hizkuntza.

Halatan, bada, iraultza bagaudaz eta horrek Europa eta Munduarentzat izan zituen ondorio bikainez nik egindako lana: historiografikoa izatez gain, euskaldunen herriaren aurka egiten ari diren genozidioa eteteko eta gainditzeko ekarpen apal bat da. Zital faxistak ez dira nagusituko. Arego dena: egiten ari direnarengatik epaituak eta zigortuak izango dira, ohiturazko euskal zuzenbideren edo zuzenbide natural unibertsalaren arabera. Genozida izanik (herri oso baten hiltzaile) inor ezin da libratu zigorrik gabe.

 CASTELLANO

Los debates académicos sobre la Alta Edad Media, que comienza con la deposición del emperador Rómulo Augústulo, en el año 476, continúan atrapados en bizantinismos y politiquerías, sin entrar en las cuestiones decisivas[1]. ¿Cuáles son éstas? Me referiré a dos.

Una es la diferencia en las trayectorias históricas del Oeste y el Este de Europa es un asunto determinante, la esclavitud. Rusia, continuadora en lo estructural, económico y cultural, del Imperio Romano de Oriente, promulga un texto jurídico sobre la abolición de la servidumbre (esto es, la esclavitud en la Antigüedad) en el año 1861. Eso significa que en Rusia (y en todo el mundo bizantino) hubo una persistencia esencial desde el imperio romano hasta el siglo XIX. Y, ¿qué sucedió en Occidente?, ¿cuándo se abolió la servidumbre, o esclavitud, en él, y cómo? Esto lleva al meollo del programa emancipador con que los bagaudas vascones se alzaron en revolución. Los profesores no pueden, por motivos vilmente políticos, admitir la verdad, que tal abolición se realizó en la Alta Edad Media[2]. Ello es, además y sobre todo, parte de un asunto mucho más decisivo, edificar una sociedad de la libertad.

[1] Una muestra de ello es “Señores, siervos y vasallos en la Alta Edad Media”, XXVIII Semana de Estudios Medievales, Estella 2001. Esta deficiente obra ni tan sólo recoge lo positivo de un libro ya veterano, “La Libération Médiévale”, Pierre Dockès 1979, que no es mucho pero al menos plantea el problema, ¿por qué, cómo y cuándo desapareció en Occidente el régimen esclavista, caso único en la historia de la humanidad? El motivo por el cual la dudosa sapiencia profesoral sigue embrollando las mentes con fantasmagóricas entelequias, como “feudalismo”, “servidumbre” y otras, es más político que epistemológico. Puesto que el actual orden europeo surge de la (anti)revolución francesa y de las (anti)revoluciones liberales, que se realizan contra lo que sobrevivía de la revolución popular altomedieval, está obligado a ningunear y calumniar a aquélla. Pero hay más, ¿para cuándo una historia popular y de lo popular, en vez de una tediosa logomaquia sobre reyes, princesas, señores, obispos, pedantócratas y batallas? Una crítica de las “revoluciones” liberales se halla en mi libro “La democracia y el triunfo del Estado”.

[2] Tal acontecimiento no tiene lugar al modo de las emancipaciones institucionales de esclavos del siglo XIX, en Rusia, América, etc., con una alta autoridad dictando una ley estatal de abolición. Eso está en contradicción con la revolución altomedieval, que opera en el plano local, sin Estado. Por tanto, es cada comunidad municipal  la que debate, decide y realiza, o no, la emancipación de los siervos. Por eso existen diversas cartas de población y fueros municipales que lo recogen. El carácter antiesclavista radical de los bagaudas lo expone un cronista menor de la época, Rutilio Namaciano, que les presenta, malévolamente, haciendo que los grandes propietarios esclavistas estatales fueran reducidos por aquéllos a “esclavos de sus propios esclavos”.

Ver ponencia completa:  EL GOLPE FINAL

Esta entrada fue publicada en Actos y eventos. Guarda el enlace permanente.