Lluminós 2021!

Benvolguts/des:


Després de celebrar un Cap d’Any Sa, i sense haver dormit gaire, un grupet de motivats vam començar aquest 2020 contemplant l’albada des de la platja de Sant Pere Pescador. Ens vam llevar ben d’hora per presenciar plegats aquest màgic moment en el qual despunten els primers rajos solars provocant un esclat de bellesa que transforma el cel a cada instant. Un moment que prometia ser, si fos possible, més màgic que altres de la mateixa mena, en tractar-se del primer crepuscle de l’any i de la dècada.

I, certament, va ser especial. Tan especial com ho ha sigut aquest 2020. Tot el cel estava atapeït de núvols. Una claror tènue va il·luminar a poc a poc el paisatge. El sol no feia acte de presencia. Nosaltres, naturalment, vam donar igualment la benvinguda al nou any. Vam projectar els nostres propòsits. I, finalment, quan alguns ja estàvem començant desesperar de la seva aparició, entremig dels tèrbols núvols, vam entreveure l’enorme esfera que cada dia ens dóna llum, energia i escalfor.

Allò va resultar, per mi, premonitori. El meu organisme es va omplir d’un fort pressentiment. I vaig compartir-lo amb el grupet d’amics allà reunits. Aquell 2020 seria un any notablement més tancat, apagat, gris i fred. Però, cap al final de l’any, aquells que ens mantinguéssim ferms a la seva espera, començaríem a albirar l’estrella orientadora, l’eix còsmic, la llum sanadora.

Desitjo, benvolgut lector, que en aquests moments d’obscurantisme que estem vivint, no deixis d’esperar l’esperança ni de contemplar el teu astre interior. I que, per molts núvols grisos que t’envoltin, segueixis brillant cada dia, irradiant la teva energia vital, escalfant amb el teu afecte el nostre món.

És per això que et faig arribar, en un altre missatge, un parell de convits. Dues trobades per celebrar tot el que hem pogut esclarir, evolucionar i estimar en el darrer cicle solar, i, alhora, projectar tot allò que ens permetrem aportar, aprendre i desenvolupar en el proper.

Lluminós 2021!

Blai

¡Luminoso 2021!

Estimados/as:

Después de celebrar un Fin de Año Sano, y sin haber dormido mucho, un grupo de motivados comenzamos este 2020 contemplando el amanecer desde la playa de Sant Pere Pescador. Nos levantamos temprano para presenciar juntos este mágico momento en el que despuntan los primeros rayos solares provocando un estallido de belleza que transforma el cielo a cada instante. Un momento que prometía ser, si cabe, más mágico que otros de la misma especie, al tratarse del primer crepúsculo del año y de la década.

Y, ciertamente, fue especial. Tan especial como lo ha sido este 2020. Todo el cielo estaba abarrotado de nubes. Una claridad tenue iluminaba poco a poco el paisaje. El sol no hacía acto de presencia. Nosotros, naturalmente, dimos igualmente la bienvenida al nuevo año. Proyectamos nuestros propósitos. Y, finalmente, cuando algunos ya estábamos empezando desesperar su aparición, en medio de los turbios nubarrones, vimos la enorme esfera que cada día nos da luz, energía y calor.

Aquello resultó, para mi, premonitorio. Mi organismo se llenó de un fuerte presentimiento. Y lo compartí con el grupito de amigos allí reunidos. Parecia ser que aquel 2020 sería un año notablemente más cerrado, apagado, gris y frío. Pero, hacia el final del año, aquellos que nos mantuviéramos firmes a su espera, comenzaríamos a vislumbrar nuestra estrella orientadora, nuestro eje cósmico, nuestra luz sanadora.

Deseo, querido lector, que en estos momentos de oscurantismo que estamos viviendo, no dejes de esperar a la esperanza ni de contemplar tu astro interior. Y que, por muchas nubes grises que te rodeen, sigas brillando cada día, irradiando tu energía vital, calentando con tu afecto a nuestro mundo.

Es por eso que te hago llegar, en otro mensaje, un par de invitaciones. Dos encuentros para celebrar todo lo que hemos podido esclarecer, evolucionar y desarrollar en el último ciclo solar, y, al mismo tiempo, proyectar todo lo que nos vamos a permitir aportar, aprender y amar en el próximo.

¡Luminoso 2021!

Blai

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.