LA ECOALDEA LAKABE. 20 Valientes hacen realidad su sueño.

Los nuevos habitantes eran todos “urbanitas”, habitantes de ciudad sin conocimiento de la vida en el campo, por lo que nadie esperaba que se fueran a quedar por mucho tiempo en el pueblo fantasma. Cuando por primera vez comenzaron la reconstrucción, no había camino hasta la ciudad por lo que utilizaron caballos para llevar los materiales de construcción hasta la montaña. No había electricidad, por lo que vivían con velas y lámparas de aceite.

Durante los primeros años generaron ingresos por la venta de parte de su cosecha y trabajillos como el uso de su experiencia en la construcción recién descubierta para reconstruir techos en otros pueblos. Más tarde se reconstruyó la panadería del pueblo y comenzaron a vender pan para el mundo exterior.

Leer artículo completo

 

Esta entrada fue publicada en Audiovisuales recibidos. Guarda el enlace permanente.