LAS PURGAS EN “PODEMOS” Y LA REBELIÓN DE LAS BASES

“Recordar, es fácil para quién tiene memoria; olvidar, es difícil para quién tiene corazón”.

Cuando decidí aceptar, en contra de muchas de mis convicciones ideológicas, la propuesta de integrar una de las listas “críticas” con la oficialista encabezada por Pablo Iglesias en el proceso de “Primarias” de “Podemos”, afirmé que no estaba seguro de que fue una decisión acertada y de que lo hacía como “mal menor”, debido a las gravísimas circunstancias históricas que estamos viviendo, y a que quería creer que una pequeña rendija de aire fresco podía tener alguna opción en la arena política de este país.

Una idea romántica que, durante unas semanas, impulsó un actuar defensivo pero esperanzador, presagiando alguna nueva jugada de su “cúpula – casta” que, ni de lejos, imaginé fuera a atreverse a vulnerar los más sagrados principios de la democracia: el respeto a la  voluntad popular y a los candidatos electos.

Esta vez, ha sido su Comité Electoral encabezado por Pablo Echenique, purga que no viene sino a ser continuación de otras muchas llevadas en diferentes puntos del país con expulsiones masivas o destrucción fáctica de los Círculos, tal y como ha acontecido en Hueca, Valladolid, Zaragoza, Zamora, Carabanchel y el distrito madrileño de Salamanca, amén de otras como Canarias, Ferrol o Valencia, donde parece que también ha habido persecuciones.

¿Cuál ha sido el motivo de esta nueva afrenta? Pues la nulidad del aval presentado por el Círculo Bilbao Sur Hegoalde, al que el mismo Comité Electoral dio luz verde y, por lo tanto, legitimidad, al afirmar ahora, casi dos meses después y  en el último domingo de agosto, que adolecía de defectos formales insubsanables, argumento, además de incoherente, insostenible y capcioso, carente de la menor fundamentación legal, ya que vulnera derechos tan básicos como el de defensa de los interponentes.

Más allá de la indignación que implica una violación tan flagrante de la voluntad popular, lo que duele, especialmente, es que la apisonadora del autoritarismo en su acepción más depredadora, haya pretendido también socavar una Dignidad que se han equivocado si pensaban que la podrían destruir.

Se equivocaban también, si pensaban que no habría reacción, porque con su torpísima decisión, están consiguiendo el efecto bumerang de  aglutinar unas bases  dispersas, desencantadas, maltratadas, vilipendiadas y muchas veces traicionadas, por una casta que las ha utilizado antes de olvidarse de ellas, pero unas bases también muy vivas que, como siempre, aglutinan a la gente más valiosa y más capaz, piedra angular desde la recuperar el espíritu del “15 M”, origen, si de una hipotética escisión de la que ya se está hablando abiertamente por toda la geografía del país.

Cualquiera que sea la evolución de unos acontecimientos provocados por la purga protagonizada la mañana del domingo 30 de agosto por este Comité Electoral, hacemos una llamada a la rebelión, apostando, caso de no haber reconducción interna de tal descomunal desaguisado, por una escisión que podría optar por presentarse a las próximas elecciones generales con estas o con otras siglas, denominaciones o banderas, porque eso es lo de menos cuando hay en juego tanto.

Reflexión publicada en http://laventanaesmeralda.blogspot.com.es/

Firmado; Antonio Muñoz Roig, candidato electo para las elecciones generales al Congreso de los Diputados, elegido en la posición 337 en las elecciones Primarias celebradas en “PODEMOS”, integrando la lista de la corriente crítica “Justizia Social Participación Ciudadana”.

 

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.