POR LA AUTOGESTIÓN DE LA SALUD

Artículo de  Jesús Franco Sánchez y  Heleno Saña

…/…La categoría de dignidad, concebida como la convicción de lo oportuno de hacerse cargo de la propia existencia, separaba al común de las personas del entramado estatal. Al irse modificando la relación de fuerzas entre unos y otros, aquél valor ha ido cayendo en el olvido hasta alcanzarse la penosa situación actual, en la que papá Estado lo es casi todo y las clases populares casi nada. El Estado y el Pueblo, uno ensoberbecido y otro degradado, se identifican y se funden. El que había sido el enemigo de la gente de a pie se hace su proveedor y su garante[1]. La lucha de clases, entre gobernantes y gobernados, desaparece. En la defensa del Estado social llegan a agruparse por igual socialdemócratas, derechistas e “independentistas”.

ARTÍCULO COMPLETO

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.