PUNTUALIZACIONES sobre el PROYECTO ARRENDAJO

El PROYECTO ARRENDAJO surge del amor a los árboles. Al tener como elemento motor el amor es constructivo y creador, fecundante y genésico.

Es popular, horizontal y autoconstruido. No tiene centro ni dirección. Cualquier puede hacer o decir o editar un texto o un video en él o para él. Y cualquiera puede aceptar o rechazar lo que se diga por otro u otros, o mitad y mitad. Su sustento es la libertad de conciencia y la libertad de expresión.

Quienes lo hemos lanzado somos sólo iniciadores. No directores. Hay quienes saben mucho más que nosotros y tiene bastante más experiencia, por tanto, a ellos les corresponde aportar.

Se trata, como hemos dicho, de recolectar y diseminar 1.000.000 de kilos de bellotas de los cinco quercus de la Península Ibérica (robles, quejigos, encinas, alcornoques y coscojas), logrando que 100.000 personas acopien cada una 10 kilos y luego los siembre en lugares deforestados, igual que hace el arrendajo, nuestro idolatrado pájaro forestador.

Este año no conseguiremos, probablemente, esa meta, pero el que viene, sí, o el otro, o el otro, o… Somos combativos, somos fuertes, somos voluntariosos, y lo lograremos.

Las fechas de maduración de las bellotas, cogida y siembra se sitúan entre finales de octubre y principios de marzo. Cuatro meses o un poco más. Pero varían tales fechas según los territorios, la altitud, etc.

En las listas (hay varias, atención a esto) de personas interesadas, las hay muy expertas y otras que no lo son. Así pues, tenemos que hacer videos y elaborar textos para explicar los componentes prácticos del asunto, en todo el proceso: selección de las bellotas y recogida, almacenamiento, acopio de hojas de adelfa para espolvorear las bellotas en el hoyo a fin de ahuyentar a los ratones de campo[1], determinación del lugar donde ponerlas[2], creación de viveros caseros o comunitarios[3], hacer el hoyo y colocar las bellotas y alguna cuestión más.

[1] La hoja de adelfa, un arbusto autóctono ahora muy usado en jardinería y muy fácil de localizar en los parques de las ciudades, es tóxica y debe recolectarse y manipularse con guantes. Sé que algunos plantadores acudían a cocimientos de ciertas hierbas en los que luego se sumergían un par de días las bellotas enteras, a fin de que se impregnasen de un olor y sabor repelentes para los ratones, pero he olvidado qué hierbas son esas, ¿alguien lo sabe? En ese caso no sería necesaria la adelfa.

[2] La cosa tiene su miga, hay que pensarlo bien, buscarlo. Planearlo.

[3]  Los viveros de aficionados, que pueden ser unos simples tiestos en un balcón, por ejemplo, serían para producir plantones que se pondrían dos años después en el terreno, con protectores contra jabalíes, corzos, conejos, etc.

TEXTO COMPLETO: puntualizaciones sobre el proyecto arrendajo

Esta entrada fue publicada en Actos y eventos. Guarda el enlace permanente.