¿REDES ANTISOCIALES?

faceboock_contralainteligencia          Félix, llevo años siguiéndote y reflexionando sobre las visiones personales que planteas, y especialmente apasionado por la enorme potencialidad y fuerza, que en tu discurso merece la reivindicación de la cultura rural,  de la vida en contacto con la naturaleza y de la asamblea, como herramienta ancestral de unión entre los pueblos.

          Compré en Urueña, dos de tus libros, «Naturaleza, ruralidad y civilización», y «El giro estatolátrico», y me sorprendió la rotundidad y la abundancia de argumentos certeros, históricos y válidos, para la superación de un régimen totalitario, que desde hace años, asfixia diariamente al individuo y lo desarma estratégicamente violando por principio el derecho mas natural y esencial; su libertad de conciencia, de acción, y de expresión.

           Te escribo, porque he leído el resumen de una de tus ponencias en Coruña, en el que uno de las personas presentes en el auditorio, propone con buena intención claro está, los posibles beneficios de las redes sociales, para hablar y comunicarse, así como refuerzo sustitutivo de las asambleas y sobre esto me gustaría aclarar algo, aunque siempre desde mi propia experiencia y punto de vista.

           Sobre este tipo de plataformas sociales, he utilizado una de ellas en concreto (Facebook) con cierta regularidad durante estos 3 últimos años, y la experiencia no ha podido ser más desafortunada y negativa, sobre todo en un plano puramente emocional.

          Este tipo de foros y redes sociales, no cubren  puntualmente ni siquiera en sus aspectos mas generales, las exigencias mínimas de comunicación, carácter humano, y presencia física que requiere cualquier encuentro entre personas, sino que además son un arma prediseñada y premeditada, que muchos utilizan sectariamente, con el fin de jugar a la «marginación».

ARTÍCULO COMPLETO

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.