TODO RÉGIMEN PARLAMENTARIO ES UN SISTEMA DE DICTADURA POLÍTICA QUE HA DE SER SUBVERTIDO

Cuando los amigos de la CNT de Madrid me invitaron a desarrollar la charla «El
parlamentarismo como sistema de dominación» [1] recibí la propuesta con
extraordinario agrado pues sería, además de una vituperación argumentada del
parlamentarismo, una modesta contribución a contrarrestar la estatofilia que se desborda
en nuestra sociedad, también en buena parte de los ambientes radicales. En efecto,
vivimos en una formación social hiper-estatizada, como no ha existido jamás otra en la
historia, lo que hace de ella la sociedad no-libre por excelencia, en la cual unas minorías
numéricamente ínfimas ejercen una dictadura política omnímoda sobre la gran mayoría.
Los sujetos de ésta, al padecer un sistema de dominación múltiple, están perdiendo
incluso su condición humana a causa de la abyecta vida hiper-sometida que son
forzados a llevar, lo que resulta ser la calamidad determinante del actual momento
histórico.

Seguir leyendo

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.