A LOS 40 AÑOS DE LA MUERTE DE FRANCO. LA TRANSICIÓN DEL FRANQUISMO AL PARLAMENTARISMO, 1974-1978

transicion

El análisis de nuestra historia contemporánea más inmediata, aquella que casi es presente, demanda un cuidado particular en el método. Las exigencias de objetividad, de transitar desde la apariencia a la esencia y desde lo superficial a lo profundo, son especialmente necesarias. Se ha de prestar una atención escrupulosa a las fuentes documentales, considerar la totalidad finita de los hechos para alcanzar una comprensión holística y dedicar mucho tiempo a la reflexión de aquéllas y ésta. En lo expositivo posiblemente el procedimiento más adecuado sea el “orden geométrico” con que Baruch de Espinosa articula uno de sus textos . La ordenación geométrica del proceso de análisis y de sus logros, si está efectuada a partir de la experiencia, parece ser un buen antídoto contra la parcialidad provechosa, el hablar de oídas, la presión de la cercanía, la inflación de lo irrelevante, el narcisismo de los comparsas, el recurso al victimismo, la novelización de la historia, las feroces exigencias de la política actual y la intimidante sombra de la razón de Estado.

ARTÍCULO COMPLETO

 

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.