COMUNICADO: Retomar las movilizaciones en la calle por la libertad y contra la “plandemia”

Con una desvergüenza específicamente fascista, el gobierno de la izquierda está lanzado a conculcar una de las prerrogativas más fundamentales de la libertad individual y grupal, la inviolabilidad del domicilio. En su sobreexcitación liberticida, pretende legislar represivamente sobre cuántas personas pueden reunirse en los domicilios y hogares familiares en las próximas fiestas1, lo que es intolerable.

Así pues, debemos levantarnos en rebeldía y movilización popular para defender una de las pocas libertades que aún no han sido pisoteadas por el Estado policial “democrático” actual, la que salvaguarda al domicilio en tanto que ámbito de lo privado, de lo personal, de lo familiar, en suma, de lo íntimo y lo prepolítico.

De nuevo, se están valiendo de la “plandemía” para realizar su programa perverso de fascistización de nuestra sociedad.

¡No lo podemos consentir!

Para lograrlo, han incrementado la presión mediática, con un ascenso en flecha de las mentiras y manipulaciones relacionadas con el covid-19, en particular a cargo de las televisiones adictas a la izquierda fascista, PSOE y Unidas Podemos, y con las radios entregadas a la derecha cuasi-franquista, PP y Vox. Esta gentuza periodística adoctrinadora, que actúa por muchísimo dinero, tendrá que responder ante la justicia popular.

Y además está la amenaza inminente de la vacunación obligatoria.

El temor e incluso pánico popular a las vacunas es amplísimo y crece cada día, lo que permite una acción popular de gran envergadura. ¡Vamos a salir a la calle cientos de miles de personas!

Así pues, propongo a la opinión pública que sean declarados Dias de Acción Combativa en la Calle, los 23 y 30 del presente mes de diciembre de 2020.

Hay que escoger un lugar (plaza, etc.) en cada aldea, población, pueblo, villa o ciudad para, fijando además una hora, efectuar en él concentraciones de resistencia cívica en esos dos

1 Para unos de Navidad y Fin de Año, para otros del solsticio de invierno. Pero eso no debe dividirnos. Todas y todos tenemos que permanecer unidos contra el renovado neo-franquismo que se expresa en la introducción de la sucia zarpa del Estado en la vida familiar o personal, en el domicilio, en el hogar.

días, el 23 y 30 de diciembre, en defensa de las libertades populares, contra el adoctrinamiento mediático y en pro de una gestión natural de la propia salud. Contra la imposición de las vacunas u otros medicamentos yatrogénicos, la obligatoriedad de la mascarilla, la represión policial, la censura y el adoctrinamiento. A favor de la inviolabilidad del domicilio, de la convivencia hermanada, las libertades naturales y el afecto de unos a otros.

Si esta propuesta es admitida, hay que popularizar la convocatoria, hacerla llegar a todas partes e iniciar la acción preparatoria. Necesitamos videos, muchos videos, hechos por cientos o miles de personas, decenas de miles de textos escritos, millones de panfletos, millones de pintadas. Millones de millones de palabras e imágenes estimulando a la acción y al compromiso.

Y, sobre todo, necesitamos de la autoorganización popular. Hay que crear grupos de acción por todas partes. Esto es lo más decisivo. Y tales grupos tienen que irse coordinando para instituir una organización de abajo a arriba conforme al principio de la soberanía popular, en la que los “dirigentes” respondan ante los “dirigidos”, capaz de unificar las luchas y acciones de todo tipo2.

¡Hagamos de las Fiestas que vienen un periodo de lucha y resistencia permanente!

Y para la segunda quincena de enero hay que llamar a una gran movilización global en todo el país contra las vacunas, en concreto, contra la vacuna yatrogénica y mortífera que, supuestamente, nos protege del covid-19…

Algo más. Cuidado con la disidencia controlada, que desea apoderarse del movimiento de resistencia popular contra la “plandemia” para vendérselo al gobierno por muchísimo dinero. Quienes digan palabritas supuestamente “críticas” contra la política sanitaria del gobierno, pero no propongan la autoorganización popular soberana, ni defiendan que la lucha en la calle es el único camino contra el actual Estado policial de fascistas y psicópatas, ¡esos son disidencia controlada!

Félix Rodrigo Mora 6-12-2020

esfyservi@disroot.org

2 Al respecto, remito a mi documento “Estrategias para la acción. Ante el asunto covid-19 y lo que vendrá”.

Esta entrada fue publicada en Actos y eventos. Guarda el enlace permanente.