Movilización, autoorganización popular y ética de la responsabilidad

Colaboración de Félix Rodrigo Mora en IGLESIA VIVA, número de Julio-Septiembre 2014:


Lo pertinente es tratar sobre la ética de la responsabilidad desde la experiencia, dejando en un segundo plano teorías y libros. Un enfoque vivencial y ateórico no excluye la cavilación erudita, pero dada la gran importancia y acuciante actualidad de esta materia es más apropiado partir de lo vivido. En consecuencia este artículo es, en lo principal, una elaboración experiencial.

La práctica social de los últimos decenios, en particular la que pretende ser innovadora y revolucionaria, pone de manifiesto que en los proyectos de movilización social suele fallar el sujeto real, la persona. Esta, de promedio, no está a la altura. Incluso si los programas, estrategias, modos de organización y líneas de acción son aceptablemente buenos, la escasa calidad del sujeto, propia de las sociedades con temporáneas, se manifiesta como notable factor limitante.

En la sociedad de los seres nada, fabricados desde arriba, acontece lo esperado, que estos no son apropiados para cambiar la sociedad ni cambiarse a sí mismos.

Por tanto, el ideal plutarquiano de “vencer por virtud” , que formula una norma de significación universal, es hoy inaplicable a causa del declive de la calidad y valía del individuo real, de la virtud personal y, en consecuencia, de la virtud cívica. Ello equivale a decir que la transformación social cualitativa no es posible.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

 

 

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones, Sobre estrategia. Guarda el enlace permanente.