Solidaridad Obrera, entrevista de Frank G. Rubio a Félix Rodrigo sobre el libro “El giro estatolátrico”.

Félix Rodrigo Mora: Felipe González ha sido el más importante agente político-partidista del capitalismo español desde el 20-11-1975, día del fallecimiento del Caudillo. Él y la izquierda, en particular el PSOE pero también el PCE-IU, han constituido la tristísima e hiper-envilecida sociedad actual, al haber sido la alternativa de recambio al Movimiento Nacional franquista tras 1975. Por tanto su apología de las supuestas “conquistas sociales” del Estado de Bienestar, impuesto por el franquismo en lo sustancial, ha de comprenderse como una manifestación de su afán de dar continuidad al régimen político anterior en algunos aspectos. El Estado de Bienestar comienza en Alemania en el último tercio del siglo XIX, con el canciller Bismarck. Éste lo instaura (en una versión inicial, que luego desarrollarían los nazis y tras ellos la democracia cristiana en el gobierno después de 1945) con cuatro propósitos: crear el mayor conformismo social posible, destruir las expresiones auto-organizadas del movimiento obrero, laminar al ser humano en tanto que humano y preparar a las masas para la guerra imperialista. Lejos de ser una “conquista”, como dice el izquierdismo, siempre reaccionario, es una imposición al pueblo, una camisa de fuerza que se le obliga a llevar. En nuestro país comienza con el gobierno de Dato, a principios del siglo XX, y es Franco quien le da el impulso decisivo con la Ley de 1963, aún en vigor. Por tanto, la izquierda en todas sus manifestaciones, también el anarco-estatismo, hace apología de una legislación y un sistema instaurados por Franco. Esto, para un veterano antifranquista como yo, es inaceptable. Dice mucho de cómo están las cosas que todo el espectro político, desde el PP hasta la radicalidad más exaltada respalden al Estado de Bienestar.

Seguir leyendo

Esta entrada fue publicada en Artículos y colaboraciones. Guarda el enlace permanente.